Blog  »  {{catList[360].label}}  »  Comarca del Alto Guadalentín

Comarca del Alto Guadalentín

03-07-2022    {{catList[360].label}}

Lorca (Murcia)
La comarca del Alto Guadalentín está conformada por los municipios de Águilas, Puerto Lumbreras y Lorca, siendo esta última su capital. Se encuentra situada en la parte alta del río Guadalentín y se trata de una comarca muy extensa, con una superficie de 2.072 km².

El río Guadalentín, en el primer tramo hasta la zona de Lorca, se encuentra enmarcada entre sierras y tierras altas. Este río se caracteriza por su irregularidad, propias del clima semiárido de la región. En el cauce del río crecen arbustos y matorrales formando una tupida vegetación que cubre por completo su lecho.

En esta comarca conviven pueblos, llanos y montañas, paisajes de costa e interior y huertas, tal es su diversidad que parece una pequeña provincia dentro de otra.

Inicios de la comarca del Alto Guadalentín

Águilas (Murcia)
Desde la antigüedad se tienen constancia de los primeros asentamientos en la zona, en sus alrededores se han encontrado restos de la cultura argárica.

Después de la Segunda Guerra Púnica, ocurrida en el siglo I a. C., el ejército romano derrotó a los cartagineses y comenzaron a aparecer las primeras villas romanas en el Alto Guadalentín. Alrededor de las vías romanas se construyeron villas y enclaves de explotación agropecuaria, entre muchas otras construcciones romanas.
 
La huerta lorquina continúo expandiéndose con la llegada de los musulmanes, formándose un proceso de fusión entre los pobladores originales y los recién llegados, convirtiéndose así en un foco importante de la cultura musulmana.

La rica huerta de Lorca

Esta región está atravesada por una red de canales que hacen posible los riegos, con las aguas del río Guadalentín, en un trazado que proviene de la época romana. La huerta de Lorca forma verdaderos vergeles extensos, en donde se cultivan una gran variedad de hortalizas como alcachofas, lechugas, brócoli, algodón y alfalfa, entre otros.
 
 
Alternando estas hermosas tierras fértiles y llenas de vida, se encuentran espacios de tierras más pobres, los famosos saladares donde crecía la barrilla (Mesembryanthemum crystallinum), que era fue utilizada durante la segunda mitad del siglo XVIII para la extracción de sosa caústica, con la que se fabricaban jabones.

Agricultura y ganadería

La economía de esta región está basada en la agricultura, con pequeñas porciones de tierra que son para el regadío situadas en las mismas riberas del río.

También se encuentra en esta región la ganadería, en general el ganado porcino, que tiene cabida dentro de su economía.

Flora y fauna

Gracias a su clima semiárido existe escasa vegetación, lo que ha llevado a una gran deforestación en esta zona. La flora se caracteriza por ser de matorral de tipo mediterráneo, en el que predominan las plantas aromáticas como la retama, el tomillo y el romero.
 
 
Además, se pueden encontrar algunos huertos familiares con naranjos, limoneros, lechugas y tomates, entre muchas otras hortalizas y frutales para consumo propio. La fauna se ve representada por liebres, conejos y diferentes especies de aves.

Gastronomía suculenta

Dentro de esta región se suele comer los guisos, muy populares en otoño o en invierno. Ejemplo de ello es la famosa olla fresca, en la que se incluye el hueso de la espalda, el rabo y orejas del cerdo, la morcilla, el tocino fresco, los garbanzos y el arroz.

En primavera suele cocinarse la olla gitana, una sopa a base de hortalizas y legumbres con calabaza a la que se le añaden peras. Otro plato típico es el guiso de liebre.
 


Compartir Artículo

                 

Más Artículos